Un estudiante chino de nombre Zhen y adicto a la tecnología, tras leer un anuncio en internet en el que ofrecían unos unos 20.ooo yuanes (algo más de 3.000 dólares) por la compra de un riñón,  tuvo la idea de desprenderse de su órgano para adquirir un iPad2. Al parecer esta práctica en China es más habitual de lo que parece y después de un mes de la operación, la salud de este chico se ha deteriorado. Ver video:

¿Podemos arriesgar nuestra salud y nuestras vidas por estar a la última en tecnología?

[Total:0    Promedio:0/5]