¿Por qué necesitas una marca? La respuesta es muy sencilla si ya cuentas con un negocio y ya tienes una marca propia. Muchas personas suelen pensar, sobre todo las de los negocios más pequeños, que una marca es un logotipo o identidad visual, pero esto es solamente una pequeña parte de la historia.

Sí, la marca – conocida como “branding” en inglés” – suele incluir un logotipo e identidad visual, pero la marca real es tu negocio al completo. El producto o servicio que ofreces, la reputación, todo lo que tus clientes experimenten y asocien con esto. Por lo tanto, quiero decir TODO.

Sí, todo. Si por ejemplo tu negocio consiste en redactar textos comerciales, no solo es tu marca ese texto, sino que también lo es el servicio y la eficiencia con que eres capaz de llevarlo a cabo.

Otro ejemplo. Si tienes una cafetería, la marca no se centra solo en el café o en los sabrosos dulces que tienes. También se forma por el carácter del personal que atiende a los clientes y por la higiene de los aseos. Es todo lo que reciben a través de los sentidos tus clientes al interactuar contigo y con tu negocio. Esa es tu marca.

La pregunta real es, ¿sabes lo que significa en la actualidad? ¿Sabes lo que piensan los demás acerca de tu negocio? ¿Sabes cuál es la reputación que generas? Si no lo tienes claro y no sientes el control sobre esto, para un momento a pensar qué estás haciendo mal porque esto puede hundir tu proyecto.

Tengo una sorpresa para ti. Si estás a cargo de tu marca, puedes llegar a controlarla. Dale forma, defínela y utilízala, ya que ayudará a que destaques de la competencia, sobre todo hoy en día con un mercado tan saturado. Te hará diferente y especial.

Cuando crees tu marca sabrás qué hacer, a quién va dirigida y cómo te beneficia tanto a ti como a tus clientes. Si eres fiel a tus valores la recompensa se verá reflejada en la fidelidad y el compromiso de los usuarios, convirtiéndose en una estrategia de marketing clara y bien definida. El tipo de éxito que quieres para tu negocio y en el que puedes confiar.

branding marca

Una marca es un sello de calidad y de identidad, una garantía que ofrece un cierto nivel de servicio o de experiencia.

De igual forma que sucede cuando la gente vuelve a un restaurante o a una agencia de turismo, una y otra vez, porque saben que van a tener un buen servicio de calidad y un trato satisfactorio.

Así que mientras cumplas la “promesa de la marca” y mantengas de manera constante un estándar alto, los clientes te podrán premiar con su fidelidad y te recomendarán a sus conocidos y familiares. Eso es lo que consideramos obtener buenos resultados.

Destaca de forma correcta. Los nuevos clientes te encontrarán a pesar de que el mercado esté colapsado, porque te verán entre la competencia, construyendo una relación con ellos centrada en los valores e intereses compartidos. Crea una buena conexión emocional, donde lo que sea significativo para ti lo sea para ellos, esto suma importancia entre el cliente y la marca de la empresa.

Si una persona se siente conectada e identificada con tu marca, será en todo momento leal a la misma, independientemente de lo que le pueda ofrecer otros competidores más baratos pero poco convenientes.

Lo que sí tienes como obligación cumplir son las promesas que realices con tu marca y también, recompensar la fidelidad de tus clientes. Comprométete con ellos, es un camino en doble vía.

Cómo la marca facilita el marketing

Una marca que se ha establecido bien, logra ahorrar energía, dinero y tiempo a tu empresa, ya que va centrada en lo esencial, por el buen camino. Evita desviarte de los valores de tu sello de identidad, de los intereses tuyo y también de los de tu cliente objetivo, ya que si no correlacionaréis en los mismos puntos.

La marca ayuda a definir de forma clara quién quiere lo que tú tienes. No vas a dirigirte hacia el público en general, sino hacia uno concreto. Esto también te permite destacar para ellos y ser coherente a través de una promesa y una imagen. No más pérdida de tiempo en las campañas de marketing que no se dirigen a las personas adecuadas.

La tuya podría ser la próxima gran marca

Si logras hacerlo correctamente tu marca podría llegar a ser un nombre familiar o un sinónimo de excelencia en tu ámbito. Imagínate lo que podría ser que mencionaran tu nombre comercial como hacen con “Hoover” para aspiradoras o con “Google”, que ha logrado establecerse como verbo cuando hablamos de buscar algo en Internet.

De esta forma las marcas poderosas se posicionan. Hazlo bien y los clientes te reconocerán de inmediato a través de tu logotipo, el color, el tipo de letra, la imagen…. Y sabrán en todo momento qué compran y con qué valores están trabajando. La gente compra en lo que realmente confía.

¿Puedes permitirte el lujo de correr riesgos con tu marca? ¿Puedes asegurar que tu identidad y estrategia de marca trabajan en conjunto para ti y el desarrollo de tu negocio?

Quizás también te interese: